Home > Institucional > Talleres culturales de la FCEDU: Un año de ritmo, gesto y voz

Talleres culturales de la FCEDU: Un año de ritmo, gesto y voz

Participantes y coordinadores de los talleres culturales llevados adelante por iniciativa de la Secretaría de Extensión y Cultura y la Coordinación de Asuntos Estudiantiles compartieron sus sentires sobre la experiencia 

En 2019 se implementaron por iniciativa de la Coordinación de Asuntos Estudiantiles y la Secretaría de Extensión y Cultura de la FCEDU, desde su línea de acción Activando derechos culturales, los talleres culturales “Ritmo, gesto y voz” de percusión, canto y juego dramático. Surgieron con el propósito de habilitar el desarrollo de expresiones artísticas, de impulsar otros modos de acercarse y habitar la Facultad así como de fortalecer los vínculos entre estudiantes.

“El saldo de este año de actividad ha sido muy positivo en varios aspectos, en principio se instalaron como espacios de expresión sociocultural, tuvieron una continuidad y permanencia de los participantes. Además, desde sus mismas inquietudes fueron concretándose diversas iniciativas de integración y apropiación de esos espacios”, destaca Juan Manuel Giménez, secretario de Extensión y Cultura. Según Giménez, los talleres también habilitaron cruces y encuentros intergeneracionales entre los distintos claustros de la comunidad académica –docentes, estudiantes, personal– en un contexto que trasciende la relación académica.

Por su parte, Gabriela Álvarez, coordinadora de Asuntos Estudiantiles, resalta: “Estuvimos y estamos viviendo tiempos de mucha restricción, de achicamiento de espacios, de mucho ajuste a nivel cultural y económico y, en ese sentido, nos parece que abrir espacios gratuitos no obligatorios que sean para los estudiantes, es una posibilidad de apoyarnos, solidarizarnos, fortalecernos. Además han sido muy bien bienvenidos: aún con las dificultades que tienen para poder llegar a distintos horarios, en el marco de la cursada, ha habido participación. Por eso estamos pensando los modos en que esto pueda seguir floreciendo y reproduciéndose el año que viene”.

 

Las experiencias del taller
Juego dramático

Gabriel Cosoy fue el coordinador del taller teatral, un espacio que se pensó para que “estudiantes y profesores de la FCEDU pudieran acceder a la utilización de su cuerpo, de lo sensorial, afectivo y ponerlo en juego en la actividad actoral, sobre todo como un plus o como una herramienta diferente a la que reciben en la vida universitaria. Ahí donde las cosas pasan por un costado más científico, donde las relaciones de causa y efecto para llegar a nuevos saberes y nuevas conclusiones sólo se expresan a partir del lenguaje verbal o lenguaje escrito, todo el otro campo de aprendizaje y saberes que tiene que ver con lo sensorial, las imágenes, lo sensible tal vez no encuentra canales de expresión, canales de desarrollo”.

En ese sentido, quienes participaron del taller se encontraron, según Cosoy, “con algo que es como lo inicial en el trabajo de la formación del actor: que es un registro de sí mismos“: “Un registro de qué cuestiones expresivas tienen a favor, qué cuestiones lúdicas están reprimidas y hay que desatar, porque básicamente para el trabajo actoral y teatral hay que insistir en la búsqueda de cierta cuestión que quedó en la infancia que es la capacidad lúdica, de juego y sobre todo la capacidad de poner el cuerpo para desarrollar esas experiencias lúdicas”.

Después indagaron en cómo se lleva adelante una escena, cómo se la analiza, los componentes de los personajes que juegan una situación teatral, el contexto, “ya que el teatro es un arte que trata siempre, aún en sus formas más abstractas, del hombre en sociedad”. Entonces, los y las participantes fueron eligiendo escenas breves, de obras de teatro ya existentes, y sobre esas escenas empezaron a trabajar: a poner sus propias vivencias, sus propios sentimientos, sus modos de expresarse.

El 25 de noviembre desarrollaron la primera muestra en el Auditorio “Rodolfo Walsh”: “Fue una experiencia muy valiosa porque para muchos de los participantes del taller era la primera vez que hacían teatro y la primera vez que se encontraban con un público”.

Gabriel Cosoy insiste en que la experiencia del taller fue altamente positiva y “además se pudo generar un continente grupal, que es fundamental para la actividad teatral”: eso, dice, es un aprendizaje que trasciende lo meramente artístico, “es un aprendizaje para la vida”.

 

Canto

A su vez, el taller de canto estuvo coordinado por la artista Emilia Cersofio y fue un proceso “muy nutricio para mí y para ellos también”, resalta: “Lo que se pudo trabajar por la cantidad de personas que somos es el cantar, el largar la voz, el animarse a cantar. Obviamente, hubo muchas pautas técnicas que se brindaron pero el taller sirvió más que nada para romper esa barrera entre el canto y el no canto”.

Trabajaron afinación, nociones de altura, ritmo. Hicieron juegos y cantaron melodías populares. Después cada persona propuso una canción con la que trabajarían a lo largo de año y se armó un repertorio amplio. “Todos tuvieron su momento de que se cante su canción en el grupo. En algunos trabajamos más el ritmo, en otros el fraseo, en otros la interpretación, el oído, cómo reconocer los sonidos”.

En este momento, el grupo planea hacer una muestra de cierre junto al taller de percusión. De todas maneras, ya tuvieron su primera aparición en público en la Marcha del Orgullo Disidente.

 

Percusión

Adriana Bruselario, quien coordina el taller de percusión, cuenta que apuntó a trabajar para “conocer y experimentar un lenguaje de improvisación que se da a partir de señas”. Esas señas las da una dirección, un director o directora que está frente al grupo y marca o va proponiendo señas que tienen que ver con conceptos musicales. Cada quien toma esa seña y la traduce en música.

“Esto es lo más rico de este trabajo de la improvisación grupal: en el taller había gente que ya había tocado, gente que nunca se había encontrado con un tambor y eso no es algo que obstaculice, más bien nutre el trabajo grupal”, resalta Adriana. “Hemos trabajado mucho el tema de los roles que tiene cada tocador y tocadora en el ensamble, se probó jugando estar también en el rol de dirigir.
Más que que un taller de percusión donde se aprendió técnica de un tambor especifico, lo que se hizo fue en realidad encontrarse con un instrumento y sacar lo que uno trae y eso es sumamente importante para lo que se está construyendo a nivel colectivo”.

Joaquín Esquivel, estudiante de la FCEDU, participó del taller de percusión por señas y reconoce que “está buenísimo la forma en que lo plantea Adriana, la relación muy de par a par”: “Cada uno pudo ser en un momento director del ensamble e ir probando con las señas que ya sabíamos poder dirigir a compañeres y Adriana pudo participar del ensamble, como una más. Fue muy enriquecedor, conocimos diferentes toques de estilos musicales, por ejemplo chacarera, festejo, cumbia, ritmo afro y esta buenísimo, uno que es más principiante en el tema no se imaginaba que podría llegar estar tocando semejantes ritmos”.

Adriana cuenta que al correr el tiempo, quienes participaron del taller fueron encontrando seguridad para compartir “desde la intuición” y “eso es lo más lindo”: “eso que cada uno comparte es un ladrillito que se junta con otro ladrillito, que se construye y empieza a sonar la música”.

Junto al taller de canto, participaron improvisando en la Marcha del Orgullo Disidente y, además, se presentaron en Orígenes, un espectáculo conjunto con el taller de narración del Departamento de la Mediana y Tercera Edad. “Fue toda una experiencia nueva para mí y para los participantes del taller de percu, pensar algo conjunto con textos que se narraban y poder musicalizar eso que se estaba contando. Terminamos muy contentos y contentas de compartir con las narradoras”.

 

Sobre Orígenes

“El espectáculo Orígenes, resonando con narraciones y música, fue una construcción colectiva entre dos espacios que habitualmente no dialogan como son los estudiantes de la FCEDU con los estudiantes de la Tercera y Mediana Edad, concretamente el grupo de narradores”, cuenta Aurora Ruiu, responsable de actividades académicas en el Departamento de la Mediana y Tercera Edad. 

La actividad propició el diálogo intergeneracional y la inclusión que promueve, a su vez, la política institucional del DMyTE: la educación durante toda la vida. Asimismo, Ruiu destaca que el espectáculo se basó en visibilizar la cosmovisión de los pueblos originarios en la interrelación con la naturaleza y todos los seres vivos, “un sentido totalmente distinto del que tenemos nosotros en estas sociedades”.

Por su parte, la narradora y coordinadora del Club de Narradores, Elin Rodríguez, comenta que se eligieron once textos que “dan cuenta de un hilo conductor: desde el momento en que empieza a surgir la luz, el mundo, el sol, la música, las palabras hasta llegar a una urbanidad que nos tapó de ruidos y que nos llama a volver a conectarnos con las verdaderas esencias”.

Orígenes se llevó adelante el jueves 22 de noviembre en el Auditorio “Rodolfo Walsh” donde la narración y la música resonaron juntas. La artista Marcela Diluzio compartió su trabajo para la escenografía y Federico Vimberg operó técnicamente. “Fue una actividad muy grata realmente, fue la primera vez que el Club la realiza y se sintió una gran alegría de parte de las narradoras que estuvieron presentes como de quienes estuvieron acompañándonos esa noche. Y nos quedamos con ganas de replicarlo”, dice Elín. 

Liliana Dennis y Myriam Galizzi, narradoras, destacaron que siguen emocionadas y sorprendidas. “Dos generaciones, la nuestra de narradores, la de los chicos de percusión. Un solo deseo, participar de algo distinto, completamente distinto de lo que habíamos hecho.  Ver el publico emocionado y con los ojos mojados por lagrimas. Y nosotras igual con una sensación de maravilla que pocas veces se siente”, dice Myriam.  

 

Producción general: Belén Cacik

 

Fecha: 3/12/19
FacebookTwitterLinkedInWhatsAppGoogle Gmail
You may also like
Martín Maldonado: “El propósito de hacer un recorrido sobre la arqueología de los medios tiene el sentido de ir por otro lugar, distinto al que habitualmente se ha puesto en discusión al libro, especialmente al libro electrónico”
Finaliza el Ciclo Cultural 2019 en las Unidades Penales de Paraná
Profundo pesar por el fallecimiento de Ana Bartolini
Calendario Académico 2020

ăn dặm kiểu NhậtResponsive WordPress Themenhà cấp 4 nông thônthời trang trẻ emgiày cao gótshop giày nữdownload wordpress pluginsmẫu biệt thự đẹpepichouseáo sơ mi nữhouse beautiful