Home > Graduados > Claudia Geist, en primera persona

Claudia Geist, en primera persona

Graduada de Ciencias de la Educación de nuestra casa de estudios, Claudia Geist ha recorrido un largo trayecto en la escuela secundaria, lugar que con 23 años de trabajo «seguiría eligiendo» | Desde la asesoría pedagógica a los cargos de conducción y de supervisión, su mirada sobre la educación y su experiencia en primera persona

Claudia Geist es oriunda de Crespo y empezó la carrera de Ciencias de la Educación en el año 1991, «sin tener mucha idea de qué se trataba»: «A medida que la fui recorriendo, fui conociendo el campo laboral. Terminé en el año 96, un 23 de diciembre con Planeamiento, con Germán Cantero. Fue una especie de regalo de navidad. Para mí, la facultad significó que se me abriera la cabeza. Te explota la cabeza con la facultad», define.

Dice que siempre les aconseja a sus estudiantes del secundario que estudien «aunque sea un añito», «porque te hace ver la realidad de otra manera, te hace establecer relaciones que antes no las hacías». 

Cuando empezó a estudiar viajaba: «Volvía a mi casa a las 12 de la noche, la mitad de la carrera la hice viajando todos los días y la otra mitad la hice viviendo en Paraná con muchas chicas de Comunicación. Se dio porque trabajé durante 3 años en la fotocopiadora del Centro de Estudiantes, accedí a una beca y me ayudó muchísimo a acompañar el dinero que me enviaban mis padres y, de cierta manera, me permitió conocer a muchísima gente».

Durante la carrera tuvo compañeras que eran docentes «y podían establecer relaciones entre la teoría que veíamos y su practica cotidiana, yo no. Para mí era todo teórico, entonces me costaba mucho establecer esas conexiones. Sin embargo una comienza a apreciar lo mucho y lo bien que te forma la carrera cuando se inserta en una escuela», reconoce.

«Yo comencé trabajando en clases de Ética en Ramírez, en el año 1997, apenas me recibí e inmediatamente me llamaron para una asesoría pedagógica. He trabajado en asesorías pedagógicas por 14 años. En realidad, uno de los lugares que a mí me marcó laboralmente fue la escuela Guadalupe, en La Floresta de Paraná. Es una escuela que te presenta desafíos, todos los días tiene un ritmo de trabajo inesperado. En parte, la escuela secundaria es así, es ese ritmo y es ese no saber qué te depara ese día con padres, con estudiantes». Sin embargo, Claudia advierte que «a esta altura de mi carrera seguiría eligiendo la escuela secundaria, seguiría eligiendo los adolescentes porque realmente es donde me he sentido cómoda trabajando».

Claudia trabajó 14 años como asesora la par que daba clases. «Llevo hasta este momento 23 años de carrera yhe pasado por muchísimos lugares, he podido experimentar lo amplio que es el campo laboral para nuestros egresados. Volviendo a hacer el racconto, comencé trabajando como asesora pedagógica, al tiempito me llamaron para un programa del Consejo General de Educación que trataba sobre proyectos de retención, me fui a Gualeguaychú trabajé un año, conocí lo que era la escuela primaria. Siempre volvía a la escuela, nunca dejé de estar en contacto con la escuela. Todos mis trabajado en el CGE (Consejo General de Educación) eran paralelos al  trabajo en la escuela secundaria. Posteriormente, también desde el CGE, trabajé para un proyecto de capacitación en el uso de Internet, la vinculación entre los contenidos escolares y la inclusión de TIC’s a la escuela propiamente».

 

De la asesoría pedagógica a la gestión

Desde el 97 hasta el 2010 trabajó como asesora pedagógica, hasta tomar su primer cargo directivo.

«En la asesoría pedagógica, básicamente, me sirvió muchísimo todo lo que había aprendido en la Facultad, toda esa teoría la pude relacionar con la práctica concreta de trabajo con los docentes pero también aprendí muchísimo de mis colegas. En realidad, a mi trabajo lo construía con ellos básicamente, a partir de todas mis ideas, expectativas. Uno sale con un montón de ideas de cosas que se pueden hacer, cambiar y transformar… Sigo pensándolo así, la educación sigue siendo una herramienta para poder transformar la realidad, pero por ahí uno sale con una visión demasiado idealista y la realidad, a veces, te pega muy fuerte de frente», reconoce Claudia.

Sin embargo, también puede ver que «en todos los años que trabajé como asesora pedagógica pudimos hacer muchísimas cosas a nivel escuela. Vi cambiar las prácticas de mis colegas, pude hacer proyectos con ellos, pudimos pensar la escuela tal como la queríamos. Entonces, yo creo que sí, todo pasa por ahí: por el trabajo colectivo que se plantee una institución. Trabajar en escuelas en contextos vulnerables te plantea el desafío cotidiano de poder reinventar la escuela, de poder decir cómo podemos cambiar la realidad de estos chicos, cómo podemos plantear una mirada hacia el futuro y seguir caminando con ellos«.

En el año 2010 tomó la vicerrectoría de la Guadalupe y se desempeñó en ese rol hasta el 2013, cuando tomó la rectoría de la escuela: «Se hicieron los concursos de oposición de rectores y vice organizados por el CGE y ahí asumí como la rectora titular de la escuela Guadalupe. En el año 2016 tomé la rectoría de la escuela Sarmiento N° 48,  que venia también de una situación bastante complicada, fue todo un desafío trabajar con la comunidad de la escuela y, finalmente, en el año 2019 titularicé nuevamente. Y ya con el último listado de oposición titularice en la escuela de Comercio N° 1».

«Los cargos de conducción implican mirar la escuela desde un todo, desde las distintas dimensiones, pensar y pensar cómo –señala–. Nuevamente siempre es un colectivo de trabajo , nadie hace, nadie trasforma, nadie camina solo en las escuelas. Entonces, la gestión es esto: proponer una mirada colectiva, un caminar colectivo, hacia donde vamos todos juntos. No siempre encuadramos todos en esta mirada colectiva, pero está bueno escuchar a aquellos que no piensan igual, que pueden expresarlo. A mi me parece que el dialogo y la escucha tienen que estar presentes en todos nuestros caminos en educación, ya sea como docentes, como directivos. La escucha es necesaria, el poder expresarnos, que nadie nos censure por lo que pensamos porque también en base a eso sabemos como podemos todos caminar juntos».

Por último, en el año 2018 se presentó a un concurso organizado por el CGE para el cargo de supervisores. «Aprobé por antecedentes y oposición y, actualmente, estoy como supervisora de la zona 16 de Paraná, no como titular, sino haciendo una suplencia. Cuando se realizó en el concurso me quedaban cargos en Federación y Colón y, en su momento, me parecía muy lejos, tengo una nena chica, así es que decidí no titularizar en esas zonas. Pero se dio la posibilidad de realizar una suplencia que comencé en octubre del año pasado. El desafío es otro, pero evidentemente a mi me gustan los desafíos que impliquen pensar cosas nuevas. Ahora se trata de pensar un proyecto para 15 escuelas que tengo en mi zona, escuelas grandes, chiquitas, escuelas que están ubicadas en ciudades chicas, en ciudades grandes, escuelas que en su gestión son todas distintas, escuelas orientadas, escuelas técnicas«. Claudia advierte que ahí estuvo su «gran desafío»: en las escuelas técnicas, «pero sin embargo me gusta este desafío, creo que podemos ir muy bien con mis escuelas».

 

Trabajos para el CGE

Desde el Consejo General de Educación también ha tenido diferentes experiencias: Fue consultora del PRISE (Programa del Mejoramiento de la Calidad de la Educación) en el Departamento Gualeguaychú; fue referente del Plan de Capacitación en el Uso de Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación, especialmente, en lo que era el uso básico de internet; fue asistente técnica del CAIE (Centro de Actualización e Innovación Educativa) que dependía de la Red Federal; trabajó para la Dirección de Educación Secundaria como parte del equipo pedagógico de educación secundaria. De esta última, destaca: «fue una experiencia muy enriquecedora, formaba parte de la escritura de los Núcleos de Aprendizaje Prioritario (NAP) de Filosofía y de Formación Ética. Unas experiencias federales hermosísimas donde conocí otras perspectivas acerca de estos espacios curriculares en otras provincias». También trabajó en una red de formación para docentes en Entre Ríos «con todo lo que era la resignificación de la educación secundaria. Toda esta etapa me dejo muchísimos aprendizajes en cuanto a escritura, a otros puntos de vista, a lo que es capacitación docente específicamente. Esa fue la ultima etapa de trabajar en el CGE, pero siempre en paralelo a mi trabajo en la escuela», vuelve a destacar.

 

Producción general: Belén Cacik
Fecha: 4/8/20
WhatsAppEmailFacebookTwitterLinkedInGmail
You may also like
Inscripciones a los Juegos Universitarios Argentinos (JUAR)
Receso de invierno en la FCEDU
Convocatoria a presentar propuestas para Problemas Contemporáneos de la Comunicación
Convocatoria a presentar propuestas para ERI y ERP
X