Home > Destacados > Los desafíos de la estimulación cognitiva para adultos mayores en tiempos de pandemia 

Los desafíos de la estimulación cognitiva para adultos mayores en tiempos de pandemia 

Producción de participante de la MP Estimulación Cognitiva
*Por Claudia Sosa Lichtenwald

Becaria de Línea de Extensión en Emergencia UNER

Pretextos para estar cerca. MicroPropuestas

educativas y culturales digitales para y con personas mayores

 

 

Del 1 al 10 de julio, la profesora María Baigorria adaptó el taller de estimulación cognitiva para adultos mayores a la modalidad virtual, luego de seis años de experiencia presencial en el Departamento de la Mediana y Tercera Edad (DMyTE) dependiente de la Facultad de Ciencias de la Educación (FCEdu)– Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER).

La Micropropuesta Estimulación Cognitiva fue posible con la apoyatura de las referentes María José Fogel (Aranguren y Hernández), Paola  Chéntola (La Paz) y Daniela Kippes (Santa Anita) y el compromiso de los alumnos que se animaron a romper barreras tecnológicas y generacionales para comunicarse de otra manera y seguir aprendiendo, incluso en tiempos de pandemia por Covid-19 y aislamiento social, preventivo y obligatorio. También confluyeron los aportes del DMyTE y el Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia, en interacción con hogares de adultos mayores, entre otros.

La docente María Baigorria, durante la clase de cierre en la plataforma Zoom, destacó: “La micropropuesta de estimulación cognitiva virtual puso en relieve la posibilidad de pensar y reflexionar acerca del diálogo cotidiano entre la función intelectual y el registro de las emociones en los adultos mayores en este contexto de pandemia por Coronavirus”. En este sentido, expuso que los alumnos trabajaron sobre insumos audiovisuales: entrevista a un profesional de la salud; un video de un biólogo acerca de cómo las personas nos resistimos o adaptamos a los procesos de cambio y crecimiento; un cuento de Jorge Bucay para entender los procesos de cambio a lo largo de la vida y actividades grupales e individuales. La imagen que ilustra esta nota es parte de la producción de una de las participantes.

La docente remarcó que no hay edad para aprender y que la micropropuesta invitó a pensar en la capacidad de cambio de cada uno de los participantes. Además, expuso la importancia de las funciones cognitivas de las personas: la memoria, el cálculo, la imaginación, el razonamiento y la atención, ésta última en diálogo permanente con las emociones.

Por su parte la profesora de Teatro Charo Montiel, quien estuvo a cargo de la micropropuesta homónima en el inicio del ciclo, hizo hincapié en la tecnología como capital y oportunidad de comunicación y encuentro durante la pandemia, un vehículo para desafiarnos a las nuevas épocas y contacto sin dejar de fortificarnos en la experiencia, los valores, el conocimiento y sentir que sí podemos aventurarnos a lo que vendrá después de la pandemia. Finalmente agregó: “Los adultos mayores tenemos capacidad y energía para desafiarnos a nuevas situaciones que nos pone la vida, nos enriquece a todos educarnos y seguir aprendiendo”.

Estrenando Zoom 

Al tránsito por esta experiencia, Noemí de La Paz lo describió como “muy movilizador”. A manera de cierre, expuso haber percibido durante las actividades que “el miedo paraliza e impide avanzar”.

Luego, Alicia de Federación, agradeció las consignas y las asumió como desafío, así como lo fue iniciarse en las artes de la comunicación a través de internet.

En tanto que Graciela expuso que el curso fue entretenido y le sirvió para pensar en salir adelante con lo que la vida propone, sin miedo.

Carmen de Aranguren, docente jubilada, destacó que la ayudó mucho pensar que “la estimulación es diaria y depende de las actitudes, de cómo nos preparamos para enfrentar este tiempo tan complejo y difícil, viendo lo positivo y negativo de esta etapa que nos tocó vivir y la podemos contar”. Carmen agregó: “Las propuestas nos desafiaron a los adultos a ver si nos quedamos en el letargo o hacemos algo: hemos aprendido y cuando pase la pandemia podremos comunicarnos todos los días con la gente aunque no salgamos y no viajemos”.

Liliana agradeció, desde Santa Anita, departamento Uruguay, sobre todo a Daniela por incentivar a la gente mayor y ser puente. “En esta cultura, para los jóvenes los viejos, somos olvidados y que alguien se acuerde, toque el timbre, te anote en un curso, es maravilloso”. Asimismo expuso que la tecnología representó otro desafío para la tercera edad.

La mayoría de los participantes dio cuenta del descubrimiento de una intimidad hogareña positiva, de reencontrarse con la casa, el patio, las plantas y la huerta.

Durante el encuentro virtual también hubo lugar a las emociones: el reencuentro de Nora de Paraná con la docente dejó en evidencia un sentimiento genuino y esperanzador: ¡Tengo unas ganas de darte un abrazo grande!

Cabe recordar que las micropropuestas de Teatro, Tai Chi, Estimulación Cognitiva y Manejo de Celulares permanecen en la página del DMyTE, a disposición de quienes quieran acceder a ellas.

Comentar