Biblioteca Parlante: No Tenía Pinta de Escritor

Una nueva entrega de la Biblioteca Parlante que homenajea al escritor, músico y periodista Daniel Moyano.

Se publicó el Capítulo 351 de la Biblioteca Parlante de Distribución Nacional “Mirá lo que te Digo”. Está dedicado al escritor, músico y periodista Daniel Moyano. Buenos Aires-Córdoba-La Rioja-Madrid fue su itinerario vital, muchas veces forzado, y siempre influyente en su obra. “No he conocido la estabilidad, nací en un incendio permanente”, solía decir este discípulo de Franz Kafka, Cesare Pavese y Juan Rulfo, que en España supo trabajar como obrero en una fábrica para subsistir.

La producción, realizada en el marco del Área Audio del Centro de Producción en Comunicación y Educación de nuestra Facultad,  presenta cuatro piezas sonoras donde Moyano brinda una Conferencia sobre la literatura latinoamericana, Tununa Mercado se refiere a las particularidades de su obra y Quique Pesoa y Jorge Marzetti leen dos textos impares del autor de”Una luz muy lejana” y “Libro de navíos y borrascas”.

Moyano, que nació el 6 de octubre de 1930, exactamente un mes después del Golpe Cívico-Militar que derrocó a Hipólito Yrigoyen, solía comentar que el primer exilio interior lo vivió a los cuatro años cuando su familia se mudó a Alta Gracia, en las sierras cordobesas. De aquellos años, recordaba travesuras infantiles, compartidas con Ernesto Guevara, como robar frutas del huerto de un señor español, conocido con el nombre de Manuel de Falla. El segundo, en 1959, lo arrojó hacia La Rioja, donde comenzó su carrera periodística y se desempeñó como profesor en el Conservatorio Provincial de Música y como violinista en el Cuarteto de Cuerdas y Orquesta de Cámara de esa institución. Pero, sin duda, de todos estos “viajes”, el más perturbador fue el que lo expulsó definitivamente de Argentina a España en 1976.

El secuestro (estuvo una semana desaparecido y tuvo que enterrar en una huerta la primera versión de El vuelo del tigre, que luego reescribiría y publicaría en Madrid en 1981), las torturas y el simulacro de fusilamiento que padeció marcaron toda su producción literaria posterior. Un día después de producirse el Golpe de Estado, el 25 de marzo, es detenido en su casa de La Rioja por las Fuerzas Armadas y luego de quedar en libertad se exilió definitivamente en España. Allí fue obrero en una fábrica de maquetas para poder subsistir.

“El día del golpe de 1976 yo estaba en Córdoba, intentando inscribirme en la Facultad de Filosofía, porque se me había ocurrido estudiar. Cuando regresé a La Rioja había controles como si fuera una ciudad ocupada. Llegué a casa… Me dijeron que habían detenido a casi todos los intelectuales. Muchos eran del diario El Independiente. Además, estaba detenido Ramón Eloy López, un poeta, un sacerdote, uno de los tres miembros del Partido Comunista, algunos de la JP y el arquitecto que proyectó la cárcel. Lo metieron en la celda de castigo. Esa noche dormí en casa, sabía que me podían detener. Había sido amenazado por la Triple A, y por LV14, la emisora local. Una locutora estaba leyendo un capítulo por día de El trino del diablo y le dijeron que si seguía leyendo iban a volar la radio. Me amenazaron a mí, recurrí al gobernador, Carlos Menem y me puso custodia policial en casa. Me levanté temprano, estaba preparando mi ingreso a la Facultad con ese placer de entrar por primera vez a esas disciplinas. Abrí un libro y vi que se detenía un auto: eran cuatro, tres caminaron despacio hacia casa. Mi hija María Inés, de siete años, dormía. Mi hijo Ricardo, que tenía catorce, estaba levantado junto a dos hijos de una familia amiga, y estaba mi mujer. Me apresuré a abrirles la puerta antes de que la derribaran. Era el 25. Pregunté si me podía cambiar de ropa. Dijeron, ‘Sí, pero pronto’, y me acompañaron al dormitorio. ‘¿Llevo documentos?’ ‘No los va a necesitar’, dijo uno. Eso me asustó. Pero no tuve tiempo de tener miedo. Quedé incapaz de reaccionar porque eso era insólito. Yo era periodista, además de escritor, trabajaba para Clarín, y músico y plomero. Me llevaron de casa al cuartel, en silencio. Estaba cerca. Al cuartel entré a los empujones. En un salón enorme estaba media La Rioja de pie, contra la pared (no nos dejaban sentar), con un colchón al lado. (…) Me enteré de que mis libros los secuestraron de la librería Riojana y los quemaron en el cuartel, junto con los de Cortázar y Neruda. Qué honor. Bajé siete kilos en doce días: hacía gimnasia a escondidas. Cuando me dijeron que podía abandonar la provincia, me fui a Buenos Aires, gestioné mi pasaporte, volví a La Rioja y en una semana levanté mi casa. El 24 de mayo de 1976, tomamos el ‘Cristóforo Colombo’, y el 8 de junio comenzó el exilio en Barcelona,” relató en la entrevista con Andrew Graham-Yooll.

El 1 de julio de 1992 Daniel Moyano muere en Madrid. Dejó escritas una novela corta, Un sudaca en la corte, que sería editada en asturiano en 1993 por Llibros del Pexe bajo la traducción de Lourdes Álvarez; un libro de cuentos Un silencio de corchea, editado por KRK en 1999 e incluido en 2010 en la colección «La Ciudad de los Naranjos» de las ediciones de la Biblioteca Popular «Mariano Moreno» de La Rioja; y una novela, Dónde estás con tus ojos celestes, que no llegó a corregir y fue editada por Gárgola en 2005.

Contenido:

Track 01: “El novelista en Sudamérica”. Conferencia de Daniel Moyano (46:11)

“El novelista en Sudamérica”. Conferencia de Daniel Moyano pronunciada el 14 de enero de 1978. Está incluida en el portal Daniel Moyano de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Track 02: “Pretextos” – Capítulo 1 – Daniel Moyano por Tununa Mercado (28:25)

“Pretextos” es una invitación a conocer de cerca la Librería Universitaria Argentina. Con Juan Sasturain en la conducción, esta serie televisiva de 8 capítulos narra el encuentro con personalidades relevantes de la literatura que serán la excusa para hacer un recorrido por las ediciones y autores de las editoriales universitarias de toda la Argentina.

Conductor: Juan Sasturain. Dirección: Cristian Jure. Productor General: Ignacio Sarchi. Entrevistados: Nilda Mercado, Ariel Magnus, Guillermo Piro, Aníbal Jarkowski, Luis Chiatrroni, Rafael Ielpi, Guillermo David, Liliana Heer. Locución: Belén Bolpe. RENAU/Mundo

Track 03: “La espera” de Daniel Moyano, por Quique Pesoa (33:04)

Por fin el hombre vendría a buscarlo. Sentado contra la pared de la galería, apoyado en sus propias rodillas, esperaba. La tarde estaba fría. Entre los pantalones demasiado cortos y las medias temblaba un breve tramo de la carne rosada aterida. Metió las manos entre las piernas para calentarse.

Track 04: “Artistas de variedades” de Daniel Moyano, por Jorge Marzetti (17:57)

Cuando llegó a la ciudad, Ismael deseaba muchas cosas. Hasta le hubiera gustado cambiar de rostro. Le costó mucho en los primeros tiempos saber que realmente estaba en la ciudad, y se consideraba todavía un muchacho de un pueblo incipiente que miraba todas las tardes las vías del tren pensando que al final de ese camino inacabable había una ciudad como de vidrio, oscilando bajo el sol y esperándolo generosamente. Allí al fin nada le sería negado, y estar en la ciudad significaría habitar un mundo lleno de posibilidades…

 

Biblioteca Parlante: No Tenía Pinta de Escritor
Deslizar arriba
Skip to content