Home > Rondas > Plan Maestro: Primeras puntuaciones desde una perspectiva de planeamiento

Plan Maestro: Primeras puntuaciones desde una perspectiva de planeamiento

Rondas está pensado como un espacio de discusiones públicas. Invitamos a participar de la discusión dejando sus comentarios al final de esta entrada o bien enviándolos a observatorio@fcedu.uner.edu.ar

En las últimas semanas, el Poder Ejecutivo ha presentado a las Cámaras el Plan Maestro. El Observatorio de Políticas Educativas propone una primera ronda de opiniones acerca del mismo. Presentamos a continuación la nota elaborada por la Dra. Gabriela Andretich, Mg. Dariela BrignardelloMg. Marisa Mazza.

 

Opiniones en torno al Plan Maestro

En las últimas semanas, el Poder Ejecutivo ha presentado a las Cámaras el Plan Maestro, las metas del plan fueron elaboradas por especialistas convocados por el Ministerio y el CFE, se basan en los lineamientos establecidos por los ministros de todo el país en el Acuerdo de Pumamarca.

Está bien organizada en ejes, en los que todos coincidiremos que debemos trabajar para mejorarlos:

  • la escolaridad obligatoria
  • la innovación y la calidad educativa
  • formación docente inicial y continua
  • infraestructura y tecnología
  • educación superior
  • relación entre educación y trabajo

Buenos ejes para pensar en una mejora del sistema, uno lee los puntos del Plan y acuerda a pie juntillas con muchos de ellos:

  • Lograr para el 2019 que las 23 provincias y CABA tengan implementado el nuevo modelo de escuela secundaria 2030 que garantice la calidad educativa y la innovación en el aprendizaje.
  • Lograr disminuir para el 2026 un 70% el abandono escolar en la escuela secundaria.
  • Lograr que el 90% de alumnos de nivel primario y secundario alcance el nivel satisfactorio en Lengua, Matemática y Ciencias en las Evaluaciones Nacionales APRENDER para el año 2021.
  • Lograr para el 2026 la jornada extendida en el 100% de escuelas de nivel primario y secundario, promoviendo el uso de espacios públicos de cada municipio incrementando las actividades físicas, artísticas, tecnológicas y de aprendizaje.
  • Generar sistemas de información y evaluación educativa integrales y confiables, a través de la creación del Instituto Nacional de Evaluación y Calidad para 2018.
  • Crear un nuevo sistema nacional de carrera docente para el 2021.
  • Carrera de directores y supervisores: lograr para el 2026, que el 100% de los directores y supervisores en ejercicio hayan realizado la formación específica.
  • Lograr para el 2021 la implementación completa del sistema de información educativa nominal SINIDE en todo el territorio nacional para garantizar transparencia, evidencia y datos estadísticos educativos confiables.
  • Lograr para el 2018 que el 100% de las escuelas estatales del país estén conectadas a Internet, alcanzando así la universalización del acceso a las tecnologías de la información.
  • Lograr para el año 2021 que el 100% de las universidades nacionales desarrollan planes de articulación con escuelas secundarias.
  • Garantizar para el año 2021 que el 100% de la oferta de educación superior esté articulada y que los estudiantes pueden transitar por el sistema de educación superior.

No obstante este listado de buenas intenciones, desde el Observatorio de Políticas Educativas y las cátedras de Gobierno y Planeamiento de la Educación de la FCEdu-UNER queremos hacer llegar algunos comentarios, tal vez apresurados por el escasísimo lapso de tiempo que nos otorgaron para participar.

La primera preocupación que se presenta es que no aprendamos de los errores. Existe una prolífera producción de investigadores, cátedras y docentes del área de Política Educativa que dan cuenta de los problemas de las reformas educativas en nuestro país (sobre todo las de los ’90). Entre otros temas, muchas de esos trabajos científicos se dedicaron a analizar las causas del fracaso de las reformas y sostuvieron que una de las más importantes fue la no participación de los actores en los procesos de formulación de las políticas. Al hablar de participación hacemos referencia a “ser parte” de los procesos decisorios y no a constituirse en marionetas de un simulacro de democracia (Gentili).

El gobierno nacional espera la participación de la ciudadanía a través de una plataforma web abierta para que todos puedan “aportar y generar ideas” que contribuyan al “Plan Maestro”… una convocatoria muy amplia para participar… pero una convocatoria muy limitada en su organización. A esta altura sabemos de sobra que la participación real (Sirvent) conlleva procesos de aprendizaje y de organización democrática.

La forma en que este Plan es presentado a la comunidad, con una participación abierta a todo ciudadano vía Internet, con un texto organizado, secuenciado y con las metas ya pautadas, implica una pobre mirada de los procesos estratégicos de planificación de políticas educativas.

Podría decirse que la preocupación va mucho más allá de la participación; pasa por el poco reconocimiento del otro, de un otro que puede aportar al análisis de la situación y puede priorizar tópicos que necesitan de un tratamiento urgente.

Impacienta también el desconocimiento de algunos nudos críticos (problemas) que no parecen ser eje de debate, como formas de enseñanza y aprendizaje, evaluaciones, gobierno y democratización de las instituciones escolares, condiciones dignas de trabajo docente, etc.

Entonces nos preguntamos ¿cómo alcanzaremos las metas propuestas por este Plan? Ni siquiera podemos aumentar el salario docente, no garantizamos que los chicos estén en la escuela de lunes a viernes, muchas provincias tienen que suspender clase en épocas de frío o de calor por falta de condiciones mínimas de asistencia (agua, calefacción y refrigeración). ¿Alguien del Ministerio de Educación salió a recorrer las escuelas de nuestro país? ¿Éstas son las metas que pondrían escuelas sin conexión a Internet, con instalaciones eléctricas vetustas? ¿Éstas son la metas que propondrían escuelas donde los chicos no pueden llegar por las condiciones de urbanización (calles de tierra, sin luz) y la peligrosidad de los barrios cercanos?

También nos preguntamos ¿cuáles serán los costos de estas metas? ¿Cuál es el ejercicio de proyección de presupuesto educativo que va a requerir el cumplimiento? ¿Es posible cumplir estas metas?

Estas preguntas probablemente encuentren su explicación en el sostenimiento de dos argumentos: la equidad como principio político, corriendo de lugar la igualdad de los ciudadanos ante la ley y en sus derechos; y la estrechez de la relación propuesta entre educación y justicia social, corriendo de lugar otros componentes de esta relación. Todo parece indicar el renacimiento de la teoría del capital humano en donde educación y desarrollo y justicia social dependen de la eficacia y eficiencia de la primera, omitiendo las reglas del juego político en el que estas relaciones se inscriben.

Los problemas del campo educativo, muchos de ellos crónicos, requieren del trabajo comprometido de las escuelas y docentes de todos los niveles y modalidades del sistema educativo, así como de diversas instituciones del estado y de la sociedad civil. La multicausalidad de los problemas educativos también requiere el análisis de las condiciones que llevan a su emergencia. Las condiciones que los producen no son expuestas en su totalidad, o son planteadas en términos de la utopía pura (como por ejemplo, que el acceso a la educación llevará a la erradicación de la pobreza en 10 años), o son planteadas desde una falsa neutralidad ideológica.

Hay otro tema fundamental a tener en cuenta en procesos de planificación: la viabilidad. Pareciera imprescindible plantear cuestiones previas a las propuestas en este Plan, más terrenales pero no por eso menos importantes.

Por último, como miembros de la comunidad universitaria quisiéramos reclamarle a nuestros compañeros investigadores y extensionistas que no dejen de exponer frente a este plan los resultados de tantos proyectos y trabajos sobre experiencias o propuestas de mejoras reales del sistema educativo argentino.

 

Dra. Gabriela Andretich
Mg. Dariela Brignardello
Mg. Marisa Mazza

 

 

Share

1 Response

  1. Marina Isabel Pagani

    Plan Maestro: Primeras puntuaciones desde una perspectiva de planeamiento

    Educación Superior:

    Como Investigadora del Area de Investigación de UCU Concepción del Uruguay y a cargo del Departamento de Educación a Distancia de UCU, veo la urgencia y necesidad de empezar a trabajar en contextos en línea virtuales, con universidades nacionales y del exterior.
    Con la Mg Blanca Franzante estamos realizando un proyecto de investigación en convenio con Cuba(UCLV) con resultados presentados en una Ponencia en la UNL Santa Fe en abril de 2017. Próximamente presentaremos en Colombia, Universidades de Buenos Aires e Institutos Superiores de Entre Ríos.
    El objetivo del proyecto es “La internacionalización de la universidad: Estrategias de enseñanza-aprendizaje en la universidad en línea”
    Esto es a manera de presentación del tema que estamos investigando desde el año 2016 pero que a pesar de obstáculos tecnológicos y la lejanía geográfica, los resultados son óptimos y con proyección prospectiva.

    Siguiendo a Palamidessi(2008), “La producción y el uso sistemático de la información y del conocimiento científico es un elemento clave de las sociedades contemporáneas. El desarrollo de la investigación a gran escala y la aplicación generalizada de sus resultados en todos los órdenes de la actividad humana está en la base de la “economía informacional” (Castells, 1999) y de la “sociedad del conocimiento” (Tedesco, 2001)”.

    .Según Palamidessi (2008),”No todas las actividades de investigación deben estar orientadas a la resolución de problemas específicoso realizarse en respuesta a una demanda de utilidad para la toma de decisiones de un Ministerio. La actividad científica es un espacio altamente especializado: la mayor parte de la producción de los investigadores universitarios son papers escritos para discutir solamente con otros académicos del país o del mundo. No obstante, en el caso de la investigación educativa, es legítimo pensar que una parte de estos esfuerzos pueden ayudar –de diversas formas, más directas o más indirectas– a actividades de diagnóstico, análisis de alternativas o a la toma de decisiones en materia de política educativa”.

    Palamidessi, Mariano: Producción de conocimientos y toma de decisiones en educación, Serie “Proyecto Nexos: Conectando saberes y prácticas para el diseño de la política educativa provincial” Documento Nro. 6, CIPPEC, Buenos Aires, 2008.

Deja una Respuesta

ăn dặm kiểu NhậtResponsive WordPress Themenhà cấp 4 nông thônthời trang trẻ emgiày cao gótshop giày nữdownload wordpress pluginsmẫu biệt thự đẹpepichouseáo sơ mi nữhouse beautiful